Seminario en familia, ser seminarista desde tu casa¡¡¡

Algo novedoso, ser seminarista desde tu propia casa. No encontraremos dos fines de semana al mes

Para todos aquellos adolescentes y jóvenes que, viviendo con sus familias, quieran recibir la formación religiosa y el acompañamiento vocacional que les permita crecer en su vida cristiana y descubrir su vocación.

 • Encuentros mensuales de fin de semana, en convivencia con los seminaristas internos. • Convivencias, peregrinaciones y encuentros especiales organizados a nivel diocesano. • Acompañamiento personal desde el Seminario en comunicación con la familia y el párroco.

No te lo puedes perder¡¡¡


Estuvimos en Basida con los pobres.

Es gratificante ver el rostro de Cristo en los más desamparados y aprender una vez más que desde la sencillez y la pobreza llegamos a él. Así lo hemos vebvido este fin de semana con ellos.

La Casa de Acogida BASIDA ARANJUEZ es la primera que la Asociación pone en funcionamiento en 1990, para la acogida y atención de aquellas personas que en esos momentos eran los más desfavorecidos de la sociedad: enfermos de sida y drogodependientes. Su principal objetivo es ofrecer una familia y un hogar caliente donde conseguir su recuperación física y/o psíquica y en aquellos casos que fuera necesario, una muerte digna.

Cuenta con una capacidad de atención de 35 plazas, habiéndose atendido a un total de 772 personas.

Los programas que se llevan a cabo son:

1.- Casa de Acogida para la atención de personas con VIH/sida y otras enfermedades crónicas y/o terminales.

2.- Centro de Desintoxicación y Rehabilitación de drogodependientes.

3.- Programa de Reinserción Social de drogodependientes.

4.- Programa de Información, Prevención y Asesoramiento en VIH y Drogas.

5.- Programa de Formación de Voluntariado.


12 de octubre encuentro de Seminarios

Los seminarios de Burgos, Rioja, Soria nos unimos con el Redemptoris Mater de Burgos el día de la Virgen del Pilar para visitar Las Edades del Hombre en Cuellar. Un día gratificante para compartir con la Virgen la ilusión de seguir siendo llamados al Sacerdocio.


Nuestro primer encuentro en el Seminario

35 jóvenes compartimos el estudio, el deporte, la oración y la amistad. Ya que estamos en el mes del DOMUND invitamos a Juan Pablo López a que nos animara la catequesis de este mes de las misisones. No olvidamos el día en el que estábamos, la Virgen del Rosario, por ello fuimos a la tarde a rezarlo ante la patrona de Logroño, la Virgen de la Esperanza. La convivencia ha terminario en la parroquia de San José junto con otros niños y jóenes. No te olvides de participar con nosotros el próximo 18 y 19 de noviembre. Te esperamos¡¡¡


Tenemos que cuidar las vocaciones

  Damos gracias al Señor por el don que nos ha concedido en este verano de    la ordenación diaconal de dos candidatos al sacerdocio. En el mes de Julio,    en Autol, recibió la ordenación diaconal Manuel Hernández. Ahora en       septiembre, el día 23, la acaba de recibir Juan José Fuentes en su parroquia    Logroñesa de Santa Teresita de Lisieux. Junto a ellos nuestros cinco     seminaristas también están viviendo con intensidad y alegría su proceso   vocacional: dos en el mayor y tres en el menor.

Agradeciendo la respuesta esperanzadora de estos jóvenes, en la diócesis seguimos elevando nuestra plegaria constante y confiada al Padre para que envíe trabajadores a su mies. Me consta que a través de la red de intercesores y del maratón de oración por las vocaciones muchos de vosotros de modo particular y comunitariamente estáis rezando mucho por esta intención.

Nos gustaría que fuesen muchos los jóvenes que se decidiesen a dar el paso de seguir a Jesús en el sacerdocio ministerial. Por eso la actual realidad vocacional de La Rioja nos mueve a la reflexión. Todos somos conscientes de las dificultades que existen a la hora de que nuestros jóvenes se planteen, tan siquiera, su inquietud vocacional. El problema que se presenta no solo afecta al tan necesario relevo generacional de nuestros presbíteros; incumbe también a la vida misma de la Iglesia. En ese sentido la exhortación apostólica post-sinodal Pastores Dabo Vobis  (PDV nº 41) de San Juan Pablo II nos recordaba: “La vocación sacerdotal es un don de Dios, que constituye ciertamente un gran bien para quien es su primer destinatario. Pero es también un don para toda la Iglesia, un bien para su vida y misión. Por eso la Iglesia está llamada a custodiar este don, a estimarlo y amarlo. Ella es responsable del nacimiento y de la maduración de las vocaciones sacerdotales”.

La presencia de nuestros seminaristas nos mueve a valorar el gran regalo que supone su vocación al sacerdocio. A la vez, nos estimula a seguir trabajando en este terreno con realismo e ilusión renovada, pues tenemos la convicción de que Dios sigue hoy llamando al sacerdocio.

Pero ¿quién tiene que desarrollar ese trabajo?: “Es muy urgente, sobre todo hoy, que se difunda y arraigue la convicción de que todos los miembros de la Iglesia, sin excluir ninguno, tienen la responsabilidad de cuidar las vocaciones. El Concilio Vaticano II ha sido muy explícito al afirmar que «el deber de fomentar las vocaciones afecta a toda la comunidad cristiana, la cual ha de procurarlo, ante todo, con una vida plenamente cristiana». (Optatam totius nº2). Solamente sobre la base de esta convicción, la pastoral vocacional podrá manifestar su rostro verdaderamente eclesial, desarrollar una acción coordinada, sirviéndose también de organismos específicos y de instrumentos adecuados de comunión y de corresponsabilidad” (PDV nº 41).

Es de agradecer el trabajo constante e ilusionado que se realiza desde la Delegación diocesana de Pastoral vocacional, con múltiples y audaces iniciativas. Pero junto con ella, el obispo, los sacerdotes, los religiosos y religiosas, la familia cristiana, los fieles laicos, las comunidades parroquiales y en particular los catequistas, los profesores, los educadores, los animadores de la pastoral juvenil, los grupos, movimientos y asociaciones de fieles, todos en definitiva, tenemos que tomar conciencia de nuestra responsabilidad a la hora de animar, suscitar y acompañar  vocaciones sacerdotales en nuestras comunidades cristianas. La premisa que lanzaba el Concilio Vaticano II no deja de ser iluminadora y se convierte en un objetivo: nuestras comunidades cristinas deben estar vivas y vibrantes.

Creo que en este tema tenemos uno de los grandes retos pastorales para nuestra diócesis. La oración de todos no debe faltar al Señor de la mies para que envíe trabajadores a su mies. A partir de ahí debemos seguir trabajando con imaginación, creatividad y constancia con el fin de acompañar a nuestros jóvenes para que estén en disposición de acoger la llamada del Señor.

+ Carlos Escribano Subías

Obispo de Calahorra y La Calzada – Logroño


  Descubre y saborea la vocación a la que Dios te ha llamado

   ¡Hola amigos!

Me llamo Álvaro y tengo 23 años. Soy seminarista de la diócesis de Burgos y estoy en quinto de teología. Os voy a contar a grandes rasgos como Dios me metió en este lío de querer ser sacerdote…

He de decir que a pesar de haber nacido en Burgos me siento muy riojano y es que las raíces familiares por parte de mi padre vienen de S. Vicente de la Sonsierra, en la Rioja alta. Es allí donde vivo todas las vacaciones de verano y de Semana Santa junto a mi familia y amigos desde que era pequeño. A los 9 añitos comencé mis primeros pasos en eso de ser monaguillo y a participar en la Semana Santa de una manera intensa, ingresando en la Cofradía de la Santa Vera Cruz de los disciplinantes, los famosos “picaos”, de la cual todavía formo parte de manera agradecida y con un sentimiento muy especial.

              Pasadas las fiestas patronales de Logroño, S. Mateo, me viene a la cabeza ese famoso cuadro pintado por Caravaggio que se encuentra en la iglesia de S. Luis de los franceses, en Roma. En él podemos ver una luz descendente que ilumina el rostro y la actividad de Mateo. Apreciamos como Mateo estaba inmerso en el día a día, en su mesa recaudando y contando las monedas de los impuestos. Está rodeado de gente pero el único que se siente llamado es Mateo y lo muestra con ese gesto de extrañeza señalándose a sí mismo en un amago de preguntarse si es a él a quién buscan. Así fue como Dios llamó a S. Mateo para que le siguiera y hacerle apóstol.

             Este mismo cuadro trayéndolo a nuestros días y cambiando los personajes puede ilustrar como fue mi llamada. Yo era un estudiante de bachillerato como otro cualquiera, con mis planes de futuro, mis miedos y dudas sobre si estudiar una carrera u otra, mis preocupaciones, salía con mis amigos de fiesta hasta las tantas, tenía ligues y alguna que otra novia, preocupado por conocer mundo y como muchos de los jóvenes de hoy en día, por desgracia, tras hacer la confirmación no pisaba la Iglesia. Digamos que esa podía ser mi particular “mesa de recaudación de impuestos”, mí día a día al igual que Mateo. Fue ahí, en medio de mi vida, entre clase y clase, mientras me pedía una cerveza, en mis ratos a solas, en el estar con las chicas, en los viajes… donde Dios irrumpió como un rayo haciendo que abriera los ojos y me preguntara sobre cuál era mi lugar en el mundo, para qué había sido creado. ¡Dios existía! y había estado ahí conmigo desde siempre, quería mi felicidad plena, absoluta y no placebos superficiales con los que me engañaba a mí mismo.

             

No podía estar indiferente tras aquel encuentro que marcó un antes y un después, tenía que resolver esas preguntas y encontrar mi lugar en el mundo, para lo que Dios me había creado. Volví a ir a Misa, a formarme, a rezar, a procurar hacer la vida más fácil a los demás en el voluntariado pero se ve que Dios me pedía más, ¡Ser sacerdote! ¿Yo? Con lo golfo y piezas que he sido, con lo malo que soy a veces, no soy capaz, ¡si tengo novia! tiene que ser otro mejor que yo por el bien de la gente… Te has confundido, yo no soy el que buscas. Esa fue mi reacción, mi propio gesto de extrañeza, como el de Mateo. Estaba rodeado de gente buenísima, involucrada, amigos santos… ¡y va y me llama a mí! Con el tiempo me fue cambiando el chip y no lo veía tan mal. En Misa me fijaba en el sacerdote, me preguntaba por su vida, les veía siempre felices, alegres, dispuestos… no me quitaba aquella idea de la cabeza y es que a Dios nadie le gana a cabezota, estaba empeñado en que fuera sacerdote. Con la ayuda de muchos -entre ellos D. Carlos por su testimonio, a D. Gonzalo por su sonrisa diaria y constante y a D. Fernando por su acompañamiento y generosidad– respondí que sí a Dios y procuro hacerlo día a día, cada mañana.

              ¿Quién me iba a decir a mí que acabaría en el seminario? Sigo pensando que soy indigno pero es en esa debilidad donde encuentro la respuesta, en el Evangelio escrito por S. Mateo: “No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores” (Mt 9,9-13).

               Te invito a que descubras la maravilla enorme que es tu vida, el valor infinito que tienes y el amor de Dios, que está en el origen de tu ser y también en tu destino.

                Descubre y saborea la vocación a la que Dios te ha llamado porque Dios pensó en ti, se enamoró de ti, deseó que existieras y decidió darte el ser y la vida.

¡Descubre el camino de amor y misericordia que Dios tiene preparado para ti desde la eternidad!

 

Álvaro Zamora Gómez


La vocación de ser familia

En la pastoral vocacional, vivimos de muy de cerca la llamada que Dios hace a cuantos son llamados a realizar una familia. Tan importante será que todos nacimos en ella. Las charlas En las charlas hemos disfrutado con D. Daniel Granada, sacerdote,  doctor en Teología y profesor de varias universidades españolas y muy vinculado a la Pastoral Familiar.


Preseminario el fin de semana que viene 7 y 8 de octubre

No te puedes perder nuestra próxima convivencia el 7 y 8 de octubre. Anímate y vente con nosotros a disfrutar de los encuentros que te mueven el corazón y te animan por dentro. Juegos, fútbol, estudio, oración y amistad. Apuntate llamando o escribiendo un WhatsApp al 649.96.26.44.


Nos vamos a Futuroscope


 3-4-5 DE NOVIEMBRE
🎢Proponemos pasar con el seminario un fin de semana. Viajaremos hasta el parque temático de Futuroscope (Francia) y descansaremos en el hotel del parque. Visitaremos también el puerto medieval amurallado de La Rochelle y la Bourdeaux. Salida desde Logroño-Haro-Miranda, el 3 viernes por la tarde. De 4º de primaria a 2º E.S.O
Día: Salida el 3 de noviembre por la tarde desde el Seminario y regreso el 5 de noviembre por la noche
Precio: 90€ 
Qué llevar: El desayuno, comida y cena del primer día, tarjeta sanitaria europea y permiso de salida paterna, ropa cómoda, ropa para dormir y útiles de aseo.
Inscríbete en la parroquia o en el seminario, en el 649.96.26.44

¡LAS PLAZAS LIMITADAS!


Somos una gran familia

La familia de los Seminarios de Burgos, La Rioja y Soria, formamos parte de una gran familia. Desde el inico de este curso que comienza queremos poner en cada uno de vosotros la vida de nuestros seminaristas. Nosotros que les acompañamos en la educación de los valores cristianos y humnanos, necesitamos de vuestra ayuda para seguir formando a los futuros sacerdotes.