Caminar unidos


No es fácil ir solo por la vida. A veces necesitamos un apoyo, una guía, un compañero de camino. No es que hagamos cosas nuevas o diferentes a las que cualquier seminarista el fin de semana. Simplemente nos juntamos una vez al mes y compartimos una parte d elo que vivimos. Y esa relación va dando frutos poco a poco. Es gratificante sentirse como amigos en un mundo en el que la gente va a lo suyo. Da gusto estar con chavales generosos.

SENTIRNOS AMIGOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *