“Animad y preocuparos de las vocaciones en vuestras parroquias”


Son palabras de D. Juan José Omella en la homilía con la que el lunes pasado se despedía de los sacerdotes riojanos después de casi doce años de servicio en nuestra diócesis. El retiro, la eucaristía, la comida giraron en torno a una acción de gracias por tantas gracias recibidas. No era sentimiento, lo decía de verdad. Sigamos pidiendo para esas vocaciones den buenos frutos y enriquezcan nuestro clero diocesano.

DESPEDIDA 1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *