Con el virus en los talones…


Hola a todos, soy Santiago Barbosa, seminarista de Logroño. No penséis que este verano ha sido como otros, me lo he pasado genial, a pesar de algunas cosillas que me han sucedido.

Aunque habitualmente vivo en Fuenmayor, tengo parte de mi familia en un pueblo precioso de la sierra, Nieva de Cameros, en invierno hace un frío que pela, pero en verano se está genial. Es un pueblo ideal para descansar después del curso y subir al monte con los amigos. Y de eso os quería contar: uno de mis amigos se vino con el coronavirus, menuda faena… Al resto de la cuadrilla y a mí nos tuvieron quince días encerrados en nuestras casas para tener seguridad de no poder infectar a otros, aunque yo no lo tuve. Os aseguro que no fueron días aburridos metido en casa. Sí que aproveché para rezar un poco más y estar con el Señor y muchos días rezar el rosario, con la esperanza de que mi amigo se curara y que pronto nos veríamos en las calles del pueblo. Y así fue, los rezos tuvieron su recompensa, pronto seguí disfrutando del verano y de mis amigos.

Santiago Barbosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *