De nuestras familias tienen que nacer nuevas vocaciones


De la parroquia familiar, de la fe que se viva en casa, seguro que nacerán nuevas vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada. Gracias a las familias que participan en las actividades de la pastoral vocacional por vuestra generosidad y entusiasmo. El primer Seminario es la familia, donde la presencia del Señor se respira en el ambiente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *