Felicidades al cantamisano.


Aunque es cierto que no era la primera misa de Alfonso ya que ya había celebrado durante toda la semana  en Arnedo, si que es verdad que fue su cantamisa ante toda su parroquia y los amigos que quisimos acompañarle. Y cantar cantó, y además bien, estamos orgullosos de tener un nuevo sacerdote entre nosotros, un cura que será un pastor de su pueblo. Muchas felicidades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *