Gracias D. Felipe.


Muchos días se le veía con el rosario muy cerca del Seminario. Cuando nos acercábamos para saludarle, siempre nos decía: "Todos los días rezo un rosario por los seminaristas". Desde el cielo queremos hacerle también nuestra petición: que lo siga haciendo cerca ahora del Señor y que sintamos desde allí su fuerza. Gracias D. Felipe.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *