Gracias desde el Seminario


Tantos años cuidando de los pequeños en aquella E.G.B de entonces. Tantos que hemos pasado por sus clases de teodicea y en música, siempre le vimos contento. Hizo presente al Señor especialmente en los pesebres para que la Navidad fuera una auténtica fiesta. Ya los dos juntos, con Luis Merino que se marchó tan pronto. Ahora desde el cielo siguen cuidando de nosotros… por eso GRACIAS.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *