Nacho, de abogado a seminarista.


Un saludo a todos, mi nombre es Carlos Ignacio Peré y tengo 26 años. Mis amigos me llaman Nacho y precisamente alguno de mis mejores amigos me trajeron aquí a esta tierra de viñas y gentes generosas.

Amistad con muchos riojanos y amistad con Nuestro Señor. Al sacerdocio me llaman esas amistades, el deseo de ser feliz y la certeza de que esa felicidad para mí está en el servicio a la Iglesia en constante misión evangelizadora.

Mi experiencia es que hay preguntas que tenemos miedo de responder. Cuando nos ponemos en las manos del Señor, Él nos da la fuerza para responder. Siempre tendremos miedo, pero si respondemos con el Señor, la confianza en Él lo hace llevadero y hasta insignificante a ratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *